Después de la Tormenta

Últimamente, la furia de la Madre Naturaleza parece sentirse con más frecuencia y fuerza. Lluvias, vientos feroces e incluso incendios forestales han ocasionado graves daños en los techos en muchas comunidades de distintas partes de Norteamérica. Como propietario, esto es lo que debe hacer en caso de que su vivienda sufra daños durante una tormenta.

Primero, la seguridad personal. Verifique que todos los miembros de la familia y las mascotas estén seguros y juntos. Según la naturaleza de la emergencia y la medida de los daños, quizá deba salir de la vivienda o quizá deba quedarse donde esté (por ejemplo, en el caso de un tornado, es más seguro quedarse en el sótano que salir de la vivienda; en el caso de un incendio, debe salir lo antes posible y reunirse con el resto de su familia en un punto preacordado lejos del fuego).

Si alguien necesita atención médica, llame a los servicios de emergencias de inmediato.

Daños a la propiedad. Si ve líneas de alta tensión caídas, llame al 911 o a su empresa de energía hidroeléctrica o de servicios públicos para informar la situación. Cuando sea seguro salir, inspeccione los daños a su vivienda y busque un contratista de techos profesional, con buena reputación, para que evalúe la propiedad lo antes posible. Llame a su agente de seguros para denunciar los daños y presentar un reclamo.

Una vez que el perito del seguro determine el alcance de los daños, su techo podrá ser reparado o reemplazado. Si el reclamo está cubierto, la empresa de techado le enviará la factura a su aseguradora.